Las cámaras como elementos de seguridad

En estos tiempos difíciles en que vivimos, nada es demasiado exagerado al hablar de medidas de seguridad, ya que la protección de las personas así como también de nuestros bienes y posesiones personales más preciadas ocupa el primer lugar en nuestra lista de prioridades. Es por esta razón que se persigue la innovación o la mejora en los sistemas de seguridad, especialmente a la que tiene que ver con el resguardo de áreas residenciales o sitios donde es común la elevada afluencia de personas (hoteles, parques de atracciones, restaurantes, comercios, etc.).

En este sentido, ha cobrado un gran auge en los últimos años y sigue en aumento el uso de las cámaras de video-vigilancia como elemento provisor de seguridad las 24 horas del día, no sólo en las áreas internas de un establecimiento en específico sino también en sus alrededores, con la novedosa facilidad de poder rastrear oportunamente cualquier actividad desde cualquier lugar a través de Internet.

En cuanto al equipo en sí, es decir, a las cámaras, estas también han experimentado un notable y muy necesario avance en cuanto a resolución de imagen y funcionalidad, lo que permite una verificación exacta de la entrada y salida de una persona a cualquier sitio que esté bajo el rango de alcance visual del dispositivo; así como también realizar acercamientos y reconocimiento facial, entre otros. Dicha información resulta muy valiosa especialmente frente a la amenaza de alguna actividad delictiva en progreso, ya que permite a las autoridades realizar un seguimiento preciso y tomar todas las medidas oportunas para restablecer el orden.

Sin embargo, también es de vital importancia tomar en cuenta que las personas tienen derechos inviolables a ser respetados a la hora de emplear un recurso de seguridad como las cámaras de vigilancia (o Circuito Cerrado de Televisión – CCTV – como también se les conoce). Dichos derechos corresponden a  lo que tiene que ver con la privacidad y/o intimidad, honor e imagen del individuo.

Es por esta razón que hoy en día, la instalación de cámaras como elemento de seguridad debe  cumplir con una serie de pautas y lineamientos legales en cuanto a su colocación, ubicación; así como también al correcto sistema de señalización y avisos de lenguaje claro y entendible para las personas de que están siendo grabadas para ese fin. Esto, a fin de evitar sanciones por infracción de las normas establecidas.

En Socassat, como empresa líder en telecomunicaciones de amplia trayectoria, velamos no sólo por su seguridad y la de los suyos así como de sus vecinos, sino que también lo hace en el marco de la ley. Tomamos muy en serio la responsabilidad de brindarle la garantía de que esté siempre protegido sin invadir en ningún momento su espacio personal, por lo que nos aseguramos de que cada área en la que instalemos cámaras de seguridad, ya sean abiertas o cerradas, cuenten con la debida identificación junto con el reglamento de vigilancia correspondiente, de modo que usted pueda estar siempre consciente de lo que sucede a su alrededor.

Como asesores expertos en materia de seguridad, estamos a su disposición cada vez que nos necesite. Para más información, puede comunicarse con nosotros en los telefonos: 922 617 566 / 828 909 187 o bien a través de nuestro mail: info@socassat.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *